Todos los caminos conducen a Roma

Roma

Roma, cuna de emperadores, escenario de multitud de batallas e inspiración de grandes escritores. Esta majestuosa ciudad dispone de más monumentos por metro cuadrado que ninguna otra. Es la ciudad eterna, en la que podemos respirar ápices de historia y empaparnos de ella, pues está todo a nuestro alcance.

A las puertas del Vaticano…

A las puertas del vaticano, la guardia suiza nos aguarda y despide con un silencio disciplinar, digno de soldados de las altas esferas. Rodeamos El estado vaticano para hallar las puertas del Brancaleone, un acogedor apartamento, aportando a nuestro viaje el toque romántico,

Dejando a un lado la parte espiritual, nos adentraremos en la histórica. Todos ansiamos conseguir la amada foto con un centurión romano en el coliseo, símbolo de la cultura de todo un imperio del que podrás disfrutar a pocos metros de tu instancia, como Capo d’Africa 3.

Comer en el Foro romano o en Viale di Trastevere

Visitar el foro romano, centro neurálgico de grandes acontecimientos, como juicios, rituales religiosos, ceremonias, sacrificios, elecciones y leyes. Entrar en el Palatino, una de las siete colinas de la ciudad, donde Rómulo fundó Roma en el siglo 8 a.C, que era la vivienda de los emperadores, y desde donde tenemos vistas directas del Circo Máximo, donde se celebraban las carreras de carros.

Si el anhelo es saborear la vida italiana, mientras escuchas a los músicos callejeros y degustar su gastronomía, en definitiva, formar parte de toda esta magia; lo tuyo es adentrarte en el céntrico barrio italiano de Trastevere, muy cercano al río Tíber, disfrutando de una encantadora estancia en Viale di Trastevere.

Fontana de Trevi, que la suerte te acompañe…

Cruzando el Tíber, para llegar al centro de esta maravillosa urbe llena de encanto, con gente cercana que amenizará nuestra estancia, encontraremos edificios históricos que nos dejarán prendados, pues hace falta ver para creer.

No tiene precio estar paseando, y de pronto encontrarte con la Fontana de Trevi, y sentir esa necesidad imperiosa de lanzar la moneda, que de alguna manera simboliza lo enamorados que hemos quedado de esta asombrosa ciudad y tener la certeza de que algún día volveremos. Sin embargo, este no es el único ritual del que podemos formar parte…

La Boca de la Verdad, solo para valientes, pero tranquilo, después podrás beber de sus fuentes…

La Boca de la Verdad, es otro lugar que debemos ver, se trata de valorar cuánto queremos a nuestra mano y del riesgo que estemos dispuestos a correr en función de nuestra sinceridad. Pues de no ser completamente sinceros, corremos el riesgo de sufrir una amputación del miembro. Y cuenta la leyenda…tal vez es mejor que vosotros mismos la conozcáis estando allí.

Algo anecdótico que debemos saber mientras recorramos la ciudad, es aprender a beber en sus fuentes, pues para todo en esta vida hay truco, pues si tapamos con la mano la salida de agua, ésta cambiará su curso hacia otra ranura que nos permitirá beber más cómodamente. El agua de Roma es una de las delicias más absolutas que podáis saborear de este mundo.

Una ciudad con un volcán, ¡no te asustes!, está inactivo hace siglos…

No podemos olvidar hacer mención al ecosistema que allí podemos encontrar, pues existe un lago llamado Castel  Gandolfo, donde antes se encontraba un volcán, con dimensiones de 35´00 km de largo, 2´500 km de ancho y 1´700 km de profundidad. Una maravilla de la madre naturaleza, que no nos podemos perder.

Después de la experiencia, podemos visitar (a pocos metros de los apartamentos Alloggio Pantheon) el legendario Monumento Panteón, la Piazza nova y la famosísima Piazza spagna; en esta última, políticos y diplomáticos han tenido el privilegio de caminar por las preciosas calzadas romanas.

Dos estados en uno…

Roma es de las pocas ciudades europeas que permiten visitar dos estados dentro de una misma ubicación, quién sino el  vaticano puede ofrecernos tal privilegio. No solo es el centro neurálgico de la fe que llega a tanta gente, es también arte religioso, que nos otorga la oportunidad de conectar con los mejores pinceles del renacimiento.

Y ya que todos los caminos conducen a Roma, uno no debe privarse de la experiencia que nos ofrece esta travesía en la vida. Para conquistar el mundo, hay que comunicarlo, y en esto los romanos fueron pioneros.

Y donde me alojo…

Bueno, Roma tiene hoteles, tiene casas rurales, ofrece un sinfín de alojamientos, eso sí, no para todos los bolsillos, ¿o sí?… pues hay opciones, por ejemplo alquilar apartamentos, en una ciudad tan cara es algo que se ha puesto de moda hoy en día.

Por tanto, no esperes, descubre todos los apartamentos en Roma, en el portal con una relación calidad precio inmejorable, fabulosas localizaciones, de en sueño, a medida de todos los usuarios; ya sean  2 noches u 11 meses, por negocios y mero placer, descubre Roma y disfruta sin pensar si… te quedarás sin dinero.

Grandes mitos romanos

Grandes mitos romanos

Living in Rome

Visitar Roma es sumergirse en rincones que desbordan historia por doquier, por lo que esta localidad italiana es perfecta para aquellas personas apasionadas con los monumentos antiguos, la pintoresca arquitectura de épocas pasadas y, como no podría ser de otra forma, la mitología.

Existe una enorme cantidad de creencias y mitos que giran en torno de la ciudad en cuestión, razón por la cual quienes tienen la posibilidad de tomarse unas vacaciones en este destino no pueden dejar de ponerse en pleno contacto con estas maravillosas e interesantes historias.

A continuación, enumeraremos algunas de las principales características de los grandes mitos romanos, los cuales están repletos de dioses, magia, naturaleza, combate y guerras:

  • La mitología romana es politeísta y antropomórfica, sin dejar de mencionar que cuenta con la presencia de dioses adoptado de otras culturas diversas y la personificación de distintos aspectos del la naturaleza.
  • Los principales dioses romanos se reúnen en grupos de a tres, por lo que existen varias “tríadas” que aparecen a lo largo de la historia de Roma. Una de las más importantes se denomina la “Tríada Capitolina”, y estaba compuesta por Júpiter (mejor conocido como Zeus), Juno y Minerva.
  • Júpiter (o Zeus) es el Dios principal. Controla la lluvia, los rayos y los relámpagos.
  • Juno (o Hera) es la diosa de la maternidad. Preside los casamientos, ayuda a las mujeres al momento del parto y es la protectora del Estado romano.
  • Minerva (o Atenea) es la diosa de la artesanía y la sabiduría. Se constituye como la patrona de los guerreros, la defensora del hogar y la encarnación tanto de la pureza como de la razón.
  • Otros dioses romanos destacables son: Febo (Apolo), Diana (Artemisa), Mercurio (Hermes), Vulcano (Hefesto), Vesta (Hestia), Marte (Ares), Venus (Afrodita), Ceres (Démeter), Neptuno (Poseidón), Baco (Dionisio), Saturno (Cronos) y Plutón (Hades).
  • En Roma, cada familia tenía sus propios rituales a la hora de rendir culto a los dioses. Se consideraba que los Manes eran los espíritus de los antepasados muertos, los Lares eran los protectores de los hogares y los Penates eran los guardianes tanto de las despensas como de la intimidad de las gente.

He aquí dos de las tantas historias pertenecientes a la mitología romana:

  • Hersilia era la mujer de Rómulo, el mítico fundador de la Ciudad Eterna. Cuando éste fue transformado en dios por Júpiter, Hersilia quedó devastada. Apiadándose de ella, Juno (la reina de los dioses) envió a Iris para que guié a Hersilia hasta donde se encontraba su marido (llamado ahora Quirino). Cuando la pareja se encontró, Rómulo le cambió totalmente el aspecto a su esposa y la nombró a partir de ese entonces, Hora Quirini.
  • Hay muchas versiones sobre el origen de las rosas en la mitología romana. Una de ellas asegura que estas flores fueron creadas por Cibeles para vengarze de Afrodita. El objetivo de la diosa de la Madre Tierra era que la belleza de las rosas le hicieran competencia a la de la diosa del amor, que hasta ese momento parecía no tener rival alguno.

Vacaciones inmejorables en Roma

Famosa por ser la capital de Italia, Roma sorprende al viajero por su cultura, donde todo lo clásico, el barroco y lo renacentista se entremezcla en todo el casco histórico de la urbe.

Vale señalar que cuando uno llega de vacaciones a Roma, le es irresistible querer conocer los más importantes encantos de la ciudad, como es el caso del Coliseo Romano. Para ello es mejor escoger hoteles en Roma que se sitúen en un sitio céntrico o bien estén bien comunicados con la urbe.

Roma, la ciudad de algunos de los monumentos más famosos del mundo, como el Coliseo o La Fontana di Trevi, es además la ciudad de las mil iglesias; una urbe que es tan particular que cobija en su interior todo un estado –como es el Vaticano-; aparte de todo esto, es famosa por ser capital de un país con una de las cocinas más reconocidas a nivel internacional.

Coliseum at Night by Marcelo Musacchio

Cuando llegue a la Fontana di Trevi, lo más seguro es que encontrará muchas personas a su alrededor, no pudiéndola ver correctamente. Lo ideal es regresar a verla a las dos de la mañana, ya que a ese horario no recibe casi visitas.

También, se puede hacer una visita al Panteón para gozar de su grandeza, o asistir al Pinccio, un mirador muy bonito que se localiza sobre la Plaza del Pueblo.

Otra opción es el paseo por Villa Borghese, el cual es altamente aconsejable para aquellos que deseen permanecer del ruido. Si viene aquí no se pierda las magníficas fuentes que se localizan desperdigadas por todo el parque.

Si camina por la Plaza Venecia, a su lado izquierda se sitúa el Guetto, más conocido por ser el barrio judío de Roma. Este se caracteriza por ser hermoso y poco turístico.

Para terminar, el Vaticano les brinda a los viajeros visitas guiadas a las necrópolis subterráneas de la ciudad. Generalmente, se trata de un atractivo que pocas personas conocen, a pesar de que representa una experiencia muy fuerte de vivir.

Anímese a viajar a Roma y pase unas vacaciones inolvidables.